16/12/2017

En Verdad os digo, primera marcha con sentir propio.

José Manuel Lechuga González

José Manuel Lechuga González

Una vez realizada la apertura oficial de la temporada tras la celebración del ya tradicional homenaje a la patrona de los músicos Santa Cecilia, seguimos trabajando musicalmente aquellos aspectos que la Dirección Musical considera idóneos para mejorar el nivel de la Banda, de cara ya a preparar lo que serán Cuaresma y Semana Santa del 2017.

Este periodo de tiempo y hasta el inicio cuaresmal donde llegarán los certámenes y las muestras musicales la pretensión de la Dirección Musical es continuar con la recuperación y matización de algunas obras que constan en el repertorio actual así como la inclusión de algunas otras que las Hermandades a las que vamos a acompañar en 2017 nos apuntan cómo idóneas para sus imágenes las cuales siendo consideradas por la citada dirección se encuentran dentro de la línea musical y estilo seguidos.

Si bien, cómo gran novedad musical para la Temporada 2017, tendremos a bien la incorporación al repertorio actual de la que será la primera marcha con sentir propio de la Banda, llevando por título “En verdad os digo…”, compuesta por José Manuel Lechuga González, músico de la Banda de Cornetas y Tambores Santísimo Cristo de las Tres Caídas, y compositor de marchas cómo, “Descendimiento” para la CCTT Stmo. Cristo de la Caridad de Jerez de la Frontera (Cádiz), “Fe”, o “Misericordia para tu barrio” para CCTT. Vera Cruz de Utrera (Sevilla), “La Senda del Justo” para CCTT. Amarrao de Ávila, o una de las últimas incorporaciones más espectaculares del Repertorio de la Banda de CYTT Rosario de Cádiz titulada “El Milagro”.

“En verdad os digo…”, marcha que describe el autor cómo obra de tres movimientos claramente diferenciados y constituidos por acordes de tintes románticos y entrelazados entre sí.
Su primer movimiento discurre en un ambiente dulce con fases de espectacularidad y tensión para desembocar en un segundo movimiento de corte más épico y tranquilo que muestra cierta “alegría” en forma y acordes elegidos, provocando con ello gran cromatismo entre ambos.
Continua la obra con un tercer movimiento a modo individual trasladando sobrecogimiento y melancolía en el oyente, cambiando por completo las sensaciones transmitidas hasta el momento para desembocar de nuevo en ese segundo movimiento épico ya descrito continuado por un silencio poco habitual y que pretende dejar al oyente en tensión, y así, afrontar cómo colofón de obra de forma creciente entrelazando voces entre sí, concluyendo la misma en una apoteosis final.